Relatos sin calibre: Parece que prefieres el tren a las plantas domésticas por Ángela Suárez Tovar

Relatos sin calibre: Parece que prefieres el tren a las plantas domésticas por Ángela Suárez Tovar

Titulo del libro : Relatos sin calibre: Parece que prefieres el tren a las plantas domésticas
Fecha de lanzamiento : November 1, 2015
Autor : Ángela Suárez Tovar
Editor : Universidad Nacional de Colombia

Obtenga el libro de Relatos sin calibre: Parece que prefieres el tren a las plantas domésticas de Ángela Suárez Tovar en formato PDF o EPUB. Puedes leer cualquier libro en línea o guardarlo en tus dispositivos. Cualquier libro está disponible para descargar sin necesidad de gastar dinero.

Ángela Suárez Tovar con Relatos sin calibre: Parece que prefieres el tren a las plantas domésticas

En su texto, Una historia de la lectura, Alberto Manguel, retoma una situación que vivió el antropólogo Claude Lévi Strauss en las selvas de Brasil con los aborígenes Nambikwara.
Los indígenas al verlo escribir, tomaron su lápiz y papel de manera intempestiva, lo llenaron de garabatos, produciendo líneas que imitaban sus letras y luego le pidieron que les "leyera" lo que
acababan de escribir. Los Nambikwara esperaban que sus garabatos fuesen perceptibles para el etnólogo como los que escribía él mismo. La anécdota nos sirve para ilustrar muy bien aquella
misteriosa pulsión creativa que anida en los seres humanos y que nos aguijonea constantemente para sacar y expresar lo que llevamos dentro. Bien sea desde el universo de las imágenes, los
jeroglíficos o la escritura, la naturaleza del ser humano parece dueña de una vocación comunicacional desde el origen de los tiempos. La palabra inaugura mundos, pero también recrea y reinventa,
de ahí su carácter permanentemente fundacional.

Así como el infante que raya las paredes de su cuarto con un crayón en un intento por expresar su naciente visión del mundo y entorno de vida, el novel escritor, una vez descubre las posibilidades creativas y narrativas de su oficio, se reconoce así mismo como el lazarillo de su propia aventura y se adentra con más temores que certezas, en un viaje maravilloso, pero al mismo tiempo azaroso, del cual ya nunca querrá escapar.